viernes, 9 de julio de 2021

Versión de que colombianos no son los asesinos daría giro sorpresivo a magnicidio

Policías custodian hoy a un grupo de sospechosos de haber participado en el asesinato del presidente haitiano, Jovenel Moise, en Puerto Príncipe (Haití). Haití arreció este jueves la operación policial para capturar a los autores del asesinato del presidente Jovenel Moise y anunció la detención de 17 de los 28 supuestos implicados, en su mayoría colombianos. Quince colombianos y dos estadounidenses de origen haitiano están bajo la custodia de la Policía, mientras que otros tres ciudadanos colombianos fueron abatidos en tiroteos con las fuerzas de seguridad, según el primer balance oficial en el que se revela la nacionalidad de los supuestos "mercenarios". EFE/ Jean Marc Hervé Abélard

SANTO DOMINGO, República Dominicna.- La hipótesis de que no fue obra de exmilitares colombianos presos el magnicidio del presidente de Haití, Jovenel Moïse, daría un giro sorpresivo al caso que conmociona al mundo.

La versión de que fueron contratados por el mismo Moise para protegerlo y que, al menos, lograron que no corrieron la misma suerte sus hijos y su esposa, ha estado circulando profusamente a nivel intenacional.

La revista colombiana SEMANA, por ejemplo, dijo que la embajada de Colombia en República Dominicana informó a Bogotá que los militares retirados colombianos no serían los responsables del crimen del mandatario, sino que habrían viajado con un contrato firmado para prestarle seguridad porque el presidente ahora muerto "sabía y había denunciado públicamente que lo querían matar".

De hecho, según esta nueva hipótesis, los colombianos habrían auxiliado a la primera dama Martine Moïse tras ser tiroteada por los atacantes y le habrían salvado la vida.
"Se plantea que los militares retirados colombianos, todos expertos comandos, habían llegado a la casa presidencial después de los hechos, encontrándose con la escena macabra del presidente al cual estaban cuidando", añade SEMANA.