jueves, 15 de julio de 2021

Periodistas cubanos detenidos durante protestas históricas; se desconoce el paradero de varios y una enfrenta cargos

Siete periodistas han sido detenidos en Cuba en el marco de las protestas históricas que comenzaron el 11 de julio a lo largo de la isla a causa de la escasez de alimentos y medicinas.

Los periodistas Henry Constantín, Iris Mariño García, Neife Rigau, Orelvys Cabrera Sotolongo, Rolando Rodríguez Lobaina y Niober García no han sido localizados, de acuerdo con una carta del 13 de julio firmada por 34 organizaciones y 10 medios de comunicación que hace un llamado al Gobierno cubano a respetar la libertad de expresión.

Además, Camila Acosta, periodista de CubaNet y corresponsal para el diario ABC de España, fue detenida el 12 de julio y será procesada por supuestos delitos de desorden público y desacato, de acuerdo con CubaNet

No es el primer desencuentro que Acosta ha tenido con autoridades cubanas.

En noviembre de 2020, Acosta le contó a LatAm Journalism Review (LJR) sobre las detenciones, desalojos y afectaciones a su equipo de trabajo que ha sufrido.

“Yo confío en que la solución no es darle la espalda a las problemáticas, no es huir tampoco. Nosotros estamos haciendo un trabajo acá en Cuba, muy fuerte, que está contribuyendo a desenmascarar a este sistema”, dijo la periodista entonces. “Por eso es el fuego que nos tienen abierto y yo voy a persistir, hasta donde pueda. Todavía me quedan fuerzas”.

Además de las detenciones, el fotógrafo de la AFP Adalberto Roque captó una imagen que ha causado impacto, que muestra al fotoperiodista de la Associated Press Ramón Espinosa en La Habana tras sufrir una agresión. La agencia de noticias francesa reportó que Espinosa había sido agredido por la policía.

Maykel González Vivero, director del medio digital Tremenda Nota, fue detenido por la policía y acusado de lanzar piedras, como lo reportó en Twitter. González, quien ya fue liberado, negó haber lanzado piedras.

“Me doblaron y me agarraron duro por el pelo”, dijo. “Lo hicieron para castigarme. No hubo otra razón. Nunca me resistí”.

Paralelo a las agresiones y detenciones tanto de periodistas como de manifestantes, el libre flujo de información también ha sido afectado en Cuba en días recientes.

Doug Madory de la plataforma Kentik reportó en Twitter que “el tráfico de internet desde y hacia Cuba cayó a cero” la tarde del 11 de julio.

Desde el 12 de julio, NetBlocks detectó interrupción de los servicios de WhatsApp, Facebook, Instagram y Telegram en el proveedor de telecomunicaciones propiedad del gobierno, ETECSA. El observatorio anotó que las redes privadas virtuales (VPNs), que son usadas por muchas personas en la isla para evadir la censura, “seguían funcionando”.

“El régimen cubano acaba de mostrar, una vez más, su propio rostro”, dijo Normando Hernández, director general del Instituto Cubano por la Libertad de Expresión y Prensa (ICLEP), a LJR.

“Agredir físicamente, arrestar y recluir a comunicadores dentro de sus propios hogares bajo la amenaza de ser encarcelados, quitarles la conexión a internet con toda la intención de que no puedan realizar su trabajo y procesar penalmente a periodistas por cubrir una manifestación pública son crímenes de lesa humanidad”, dijo. “ICLEP condena al régimen liberticida del mandatario Miguel Díaz-Canel y hace un llamado a la comunidad internacional para que los crímenes del régimen cubano no queden impunes. Hacer periodismo no es delito”.


*Este artículo fue escrito originalmente en inglés y fue traducido por César López Linares