Pandemia de coronavirus: Contador en tiempo real, mapa mundial.

viernes, 2 de octubre de 2020

Comentario económico: El fin de FASE y su impacto sobre el bienestar

Santo Domingo.- El presidente Luis Abinader ha revelado que su gobierno no tiene recursos para mantener el programa FASE más allá de diciembre de este año. Esto se debe al interés de las autoridades de reducir el déficit público de 9.3% del PIB en este año a 3% el año que viene. Recuerden que recientemente comenté que la meta del 3% solo se lograría si se incluyen ingresos provenientes por la venta de activos del Estado, y hoy añado que ese monto de ingresos debería ascender a más de mil quinientos millones de dólares.

El programa FASE tiene como objetivo apoyar a los trabajadores para que puedan mantener sus empleos e ingresos en medio de la pandemia del COVID-19. La eliminación del programa FASE en enero próximo reducirá el ingreso promedio de los hogares dominicanos, pues es altamente probable que muchas personas pierdan su empleo en ese momento.

El presidete Abinader también señaló que el gobierno seguirá apoyando a los hogares más pobres, ampliando los programas Prosoli para compensar a quienes queden fuera de FASE, y se encuentren en los grupos más vulnerables de la sociedad.
En los Estados Unidos, la suspensión de ese tipo de ayudas para los trabajadores, en lo que el Congreso aprueba su extensión, provocó el descenso de los ingresos personales, el consumo y el ahorro. De acuerdo con un informe de la Oficina de Análisis Económico del Departamento de Comercio de ese país, los ingresos personales disminuyeron 2.7%, el consumo retrocedió 1% y el ahorro cayó 3.6 puntos porcentuales en agosto pasado.

En el caso de la República Dominicana se puede prever que la eliminación del programa FASE también repercutirá negativamente sobre el ingreso laboral de la población. El efecto inmediato será la reducción del ritmo de recuperación de la economía dominicana y de manera seguida se registrará un deterioro de las condiciones de vida de la gente. El impacto final dependerá del ritmo de recuperación del sector privado, el cual es, después de todo, el que explica el 85% del crecimiento económico de la nación.
Por: Jaime Aristy Escuder