Pandemia de coronavirus: Contador en tiempo real, mapa mundial.

jueves, 3 de enero de 2019

Buscan si hay más afectados por caso inyecciones caballos

SANTO DOMINGO.- El Ministerio Público trata de determinar si hay más víctimas de las acciones de un entrenador de béisbol que inyectó en Hato Mayor a tres menores con una vitamina de caballos, lo que provocó que a uno de ellos le amputaran una pierna.

La Procuraduría General de la República apoderó del caso a la Fiscalía de Hato Mayor, con la encomienda de determinar si hay más jóvenes afectados por las acciones del entrenador Daniel Rodríguez (Salomé), a quien ayer un tribunal le impuso tres meses de prisión preventiva en la cárcel de El Seibo.

La investigación está en manos de los fiscales Marlenis Guante, titular de la Fiscalía de Hato Mayor, y Daniel Robles Nibal, quienes tienen el compromiso de rendirle un informe a la Procuraduría Geneeral de la República.

De acuerdo con el informe de la Procuraduría, el adolescente, cuyo nombre se omite por razones legales, le habría sido inyectada una sustancia para caballo, presumiblemente esteroide anabólico.

La misma sustancia también le había sido inyectada a un hermano de éste de 15 años y a un amigo, este último quien habría convulsionado después de recibir una dosis del producto.

El expediente acusatorio precisa que Rodríguez habría cobrado la suma de $5,000 al joven, los cuales serían utilizados para comprarle una vitamina para mayor rendimiento como pelotero. Indica que luego de recibir el medicamento, que le inyectaba cada dos días, le provocaba una sudoración excesiva por las noches y calambres en las piernas terminando en una desgracia mayor para el joven.

El menor luego de ser llevado a varios centros de salud de la región Este y el Distrito Nacional, finalmente fue ingresado el pasado 23 de noviembre en el Hospital Moscoso Puello, donde le fue realizada la amputación de la pierna derecha.

El procurador general, Jean Rodríguez, advirtió a las personas que se dedican a entrenar jóvenes, que actuará sin contemplaciones ante este tipo de hechos, que además de constituir una infracción penal, ponen en juego la vida de los jóvenes.

Señaló que es la primera vez que se logra levantar evidencias y obtener medidas de coerción con prisión en una práctica criminal que tiene años desarrollándose y que le ha llegado la hora de detenerse y ser sancionada.

Por: SILVIO CABRERA 
s.cabrera@elnacional.com.do