Pandemia de coronavirus: Contador en tiempo real, mapa mundial.

domingo, 8 de julio de 2018

Falsas multas de tránsito en Amet crean muchos y serios percances

Paola de la Cruz buscaba con ansias un empleo. Casi lo logra, faltaba solo un papel de buena conducta para ser admitida en la empresa.

Consciente de que no había infringido normas, hizo un esfuerzo por conseguir los RD$600 que cuesta la certificación de que no tiene pendientes con la justicia y es ahí cuando descubre que sin saber manejar, ni tener vehículo ni licencia de conducir, aparece con tres multas en el sistema de la Autoridad Metropolitana de Transporte (Amet).

Como ella otros jóvenes denunciaron la misma situación, de que haciendo trámites para asuntos laborales se encontraban con la oposición por infracciones de tránsito que aseguran no cometieron.

Con la urgencia de entregar el documento para el trabajo, de la Cruz acudió a la AMET a reclamar por las multas con las que aparecen, pero dice que ni siquiera para pagar una tenía.

Algunas personas que dicen aparecer con varias infracciones suelen acoger el acuerdo con la Fiscalía de Tránsito de pagar algunas, para levantar el impedimento en la entrega de la certificación de no antecedentes penales, o para renovar la licencia.

En su caso, dice que ni eso podía hacer porque no tenía más que lo que consiguió para la certificación.

Celida Novas, es otra joven que llegó a la AMET en igual situación, en su caso solo aparece con una contravención que no le permitía a la encargada de recursos humanos de la institución donde aspira al empleo ver la certificación. Contó que aparece con una multa del 2010.

Asegura que nunca ha tenido carro, no sabe manejar y por lo tanto no tiene licencia. Se cuestiona cómo es posible aparecer con tal infracción.
En su caso deberá volver la próxima semana para investigar y ver qué se puede hacer en su caso.
“Yo solo voy a pagar una”, dijo el abogado Rafael de Jesús, que figura con tres.
Explicó que aparece con dos infracciones del 2015, cuando a finales del 2014 ya había vendido su carro.
Reconoce solo una por hablar por el celular mientras conducía, pero una por manejo temerario y otra manejar sin tablilla, (solo para transporte público), no, y no pagará.
Peor es el caso del artista visual Junior Reyes, quien aparece con siete multas de las que dice estar consciente de que solo faltó en dos: se fue en una luz amarilla y otra hablando por el celular.
Le asombró que tenga una infracción por tirar la basura en la calle cuando promueve todo lo contrario y que aparezcan en fechas que estuvo fuera del país.
Por la premura algunos usuarios dicen prefieren pagarlas. Cuando no se reconoce ninguna la fiscalía envía al usuario ante el juez. La cita para comparecer puede tardar hasta tres meses. Tal como sucedió a Marcelo Cepeda, aunque le urge, no tiene para pagar siete multas, solo admite una.
Por:yelissa rosario y.rosario@hoy.com.do