Pandemia de coronavirus: Contador en tiempo real, mapa mundial.

miércoles, 19 de octubre de 2016

Las coincidencias de Luis Abinader y Donald Trump en la Política

A medida que se acerca la fecha fatal del 8 de noviembre, día en que indefectiblemente serán celebradas las elecciones en los Estados Unidos, el candidato a la presidencia de ese paìs por el Partido Republicano, Donald Trump, acelera acusaciones de fraude que tienen un gran parecido a lo que ocurrió aquí en el pasado proceso electoral.
Durante todo el fin de semana, Trump denunció a diestra y siniestra, con palabras que han causado sorpresa en la principal democracia del mundo, la advertencia de
que está siendo objeto de una elecciones amañadas y fraudulentas y que ademas existe toda una conspiración de lo que denomina el ¨stablishmet¨ para evitar que gane las elecciones.
Es mas, Trump afirma, en contra de todas las encuestas, la última publicada por NBCNews en el día de ayer que lo coloca 11 puntos porcentuales por debajo de su contrincante, Hillary Clinton, que tiene ganadas las elecciones, y sería el próximo presidente de los Estados Unidos si no fuera por el fraude que tienen montado fuerzas oscuras a quienes no identifica.
Pero no solo eso, en el día de hoy acusó a los directivos del Partido Republicano, de ser ingenuos al no hacerle caso a sus denuncias de fraude e increíblemente el candidato a la vicepresidencia y gobernador de Indiana Mike Pence, tuvo que salir el frente a las acusaciones de fraude de Trump, declarando, como en cualquier país tercermundista, que su partido respetará el resultado de las elecciones.
Al único miembro destacado de los republicanos que vemos defender todas las locuras de su candidato, es al pasado alcalde de la ciudad de Nueva York, Rudolph Giuliani, quien ademas de justificar los escándalos sexuales de Trump, aparece en las cadenas noticiosas norteamericanas hablando de un fraude que solo se explica porque su proyecto tiene prácticamente perdidas las elecciones.
Y nos llama mucho la atención la participación de Giuliani en esta etapa de la campaña republicana, y su apoyo a la posibilidad de que un fraude que impida el acceso de Trump a la presidencia norteamericana, porque este personaje estuvo de visita en el país, fungiendo como asesor de Luis Abinader, el candidato del Partido Revolucionario Moderno, quien en forma coincidente asumió y todavía sostiene el mismo discurso de fraude de Trump pero en la República Dominicana.
Es mas, lo que esta haciendo el magnate inmobiliario estadounidense al final de su campaña, es, ante la evidencia irrefutable de que solo un milagro le evitaría perder las elecciones de manos de Hillary Clinton el día 8 del próximo mes, ponerse delante del resultado y decir que su derrota sería a causa de un fraude en unas elecciones amañadas.
Lo mismo que hizo Luis Abinader semanas antes de las elecciones dominicanas, cuando se presentaba en diversos escenarios a decir que estaba siendo víctima de un fraude electoral de parte del Partido de la Liberación Dominicana, lo que culminó con la invasión que hizo al local de la Junta Central Electoral una semana antes de las elecciones, con el objetivo de boicotear la organización del proceso y así tener argumentos para una protesta contínua que todavía no cesa.
Será muy difícil, imposible en el actual escenario político estadounidense, que se mantenga la tradicional llamada de felicitación del candidato perdedor al ganador en la noche electoral, porque en este caso Trump tomará el discurso de las elecciones amañadas y el fraude electoral para no aceptar los resultados que, aparentemente serán contrarios a sus intereses.
Preparémonos a escuchar el próximo 8 de noviembre en horas de la noche, un típico mensaje de un candidato de los que no saben perder, lo mismo que ocurrió aquí con Abinader y el PRM, y una declaración de guerra a quien ganará las elecciones, lo mismo que ha hecho el que perdió las elecciones en la República Dominicana.
Cuantas coincidencias entre Trump y Abinader; ambos hijos de padres ricos que les dieron todo lo que tienen y no han sabido lo que es ganarse la vida desde abajo, ambas candidaturas han provocado la división de sus propios partidos, los dos tienen relación de asesoría con el cuasi fascista Rudolph Giuliani y ambos sabían que perderían las elecciones por los resultados de las encuestas.
Pero ademas, tanto Trump como Abinader son muy malos perdedores (una característica de las personas a quienes se les ha dado todo), los dos justifican su falta de apoyo popular con la excusa de elecciones amañadas y fraudulentas y ambos, ante su impotencia, le declaran la guerra anticipada a quienes en el caso de Danilo, ya ganó las elecciones, y en el caso de Hillary, las ganará el próximo 8 de noviembre.
Por: Humberto Salazar