Pandemia de coronavirus: Contador en tiempo real, mapa mundial.

martes, 23 de agosto de 2016

Cómo hablar de sexualidad con los hijos

Cuando llega el momento en que los padres tienen que hablar con sus hijos de sexualidad, evadir el tema no es saludable. Responder sus preguntas según su edad y la madurez con que las formulen, es lo correcto. ¿De dónde vienen los bebés?, ¿cómo se hacen? y ¿por qué los padres se besan?, son algunas de las interrogantes que hacen cuando se les comienza a despertar la curiosidad, explica la psicóloga clínica Laura González.
Cuando este momento llega las respuestas deben ofrecerse para evitar que terceros respondan de una manera errónea o que se dirijan a la Internet.
La experta recomienda a los padres hablar sobre estos temas desde muy temprana edad para que así se pueda crear un ambiente de confianza con sus hijos. “A los niños se les puede explicar que hay una forma que tienen los adultos para comunicarse y darse cariño”, manifiesta la sicóloga.
Al pasar el tiempo los niños van superando etapas, pero conforme van creciendo son otras las curiosidades que van teniendo y, en base a ello serán las preguntas. No titubear y hablar con propiedad sobre la sexualidad es lo correcto para que ellos tengan confianza en lo que se les dice. Muchos son los expertos que han hecho esta recomendación, pero pocos son los padres que atinan a dar las respuestas debidas. De ahí la confusión que a veces tienen algunos infantes.
Cuando los jóvenes empiezan a ver cambios en sus cuerpos, entonces les corresponde a los padres hablarles sobre temas relacionados a la menstruación, el desarrollo del cuerpo, las enfermedades de transmisión sexual, los embarazos y los métodos para evitarlos. “Por falta de que algunos padres conversen con sus hijos sobre este tema es que en la actualidad hay ‘niños con niños’ (jóvenes de 15 y 16 años con hijos)”, comenta González.
Sin embargo, en muchos de los casos, para algunos padres es un poco incómodo hablar o desarrollar estos temas con sus hijos cuando la educación sexual debe ser parte del proceso familiar, educativo y social.

(+) LA TECNOLOGÍA ES UN FACTOR INFLUYENTE
Los avances que se han experimentado en lo que a tecnología se refiere, constituyen un factor muy influyente en el tema de sexualidad, ya que algunos de los jóvenes no acostumbran a preguntar a sus padres. Suelen buscar informaciones en Internet o recurren a sus amistades.
“Si los padres logran crear una relación de confianza con sus hijos, estos no tienen que buscar otra fuente”, dice González.
Cree confianza para tocar temas sensibles
A muchos padres se les hace complicado hablar con sus hijos de sexo.
La psicóloga Laura González dice que los adultos no deben responder con mentiras a las preguntas de sexualidad hechas por sus pequeños, sino que deben responderles con claridad.
“Estos son temas que se tratan con ternura, pero no hay que olvidarse de llamar las cosas por su nombre”, expresa la psicóloga.
“Los padres tienen que escuchar las dudas que tengan sus hijos y responder a sus preguntas con sencillez y serenidad”, agrega González.

Orientación
Los progenitores se deben preparar para orientar a los pequeños adecuadamente. Educación sexual no es únicamente dar información sobre los órganos sexuales, la reproducción o los anticonceptivos, sino que es hablar también de comunicación, afectividad y responsabilidad.
González añade que a los niños hay que explicarles la diferencia entre una expresión de cariño y una caricia sexual para que estos aprendan la diferencia y no se dejen engañar por personas malintencionadas.

La pubertad
“Las niñas deben aprender sobre el tema de la mens-truación, preferiblemente de su madre, antes de que le llegue su primer período”, explica González, especialista del centro que lleva su nombre.
Para una niña, el comenzar a sangrar sin saber por qué puede ser una experiencia atemorizante.
“El proceso de desarrollo de las niñas ocurre desde los 11 a los 12 años de edad, y si las madres conversan con sus hijas antes de esto, ayuda a que haya más confianza entre ellas y que puedan desarrollar una actitud sana sobre la sexualidad”, expresa la psicóloga.

Embarazo adolescente
González asegura que la falta de comunicación sobre el tema incide en la gran cantidad de embarazos en adolescentes.
“Los jóvenes de ahora no se educan y se orientan sexualmente”, asegura González.
“Son muchas las jóvenes que no saben lo que es un preservativo, desconocen el método del ritmo, no se cuidan, no tiene confianza o empatía para hablar de estos temas con los padres, cuidadores o maestros”, concluye González.

Por: Rosmery Féliz Calderón
rosmery.feliz@listindiario.com
Santo Domingo