miércoles, 27 de julio de 2016

Oler peos humanos es beneficioso para la salud

A cualquier que se le haya “escapado uno” accidentalmente cuando está rodeado de gente sabrá de inmediato el mal rato que te significa el ser atrapado en este acto (y ni hablar de como lo pasan los otros). Pero en vez de sentirte avergonzado cuando tus gases invadan las narices del resto deberías inflan tu pecho (con orgullo) porqué podrías estar salvando la vida de alguien. Bueno, eso es lo que un estudio que está captando mucha atención recientemente sugiere, aunque podría ser un poquito más complicado que solo eso.
La investigación llevada a cabo por la Universidad de Exeter en el Reino Unido encontró que el gas del sulfuro de hidrógeno, el cual se encuentra en huevos podridos, aguas pantanosas y por supuesto en nuestros gases, podría reducir el riesgo de cáncer, ataques al corazón, derrames cerebrales, artritis y demencia.
Los científicos de Exeter han creado un compuesto llamado AP39 el cual lentamente libera una pequeña y concentrada cantidad de este gas en la mitocondria, la cual funciona como la “planta de energía” de la célula al tomar los nutrientes, descomponerlos y crear energía; y resulta que el prevenir o revertir el daño mitocondrial es considerado la clave para tratar una gran variedad de dolencias.
“Nuestros resultados muestra que si las células dañadas son tratadas con el AP39, la mitocondria es protegida y las células se mantiene vivas” declaró el profesor Matt Whiteman de la facultad de Medicina de la Universidad de Exeter. Los investigadores han publicado sus resultados en el boletín MedChemComm y han sido presentados en la Tercera Conferencia Internacional sobre el sulfuro de hidrógeno en biología y medicina en Kyoto, Japón (es impresionante como hay conferencias para todo, ¿eh?).
Ahora, algo a tener en cuenta es que este compuesto puede ser letal en altas dosis, lo cual significa que oler uno o dos gases sería mucho mejor y más seguro que, bueno… llenar tu casa con huevos podridos.
Así que ya saben, cuando noten que alguien “se rompió” frente a ustedes consideren el agradecerle y oler rápidamente sus emisiones antes de que el hedor se vaya hacia otro lado; o… ya que los científicos aún tienen que confirmar que oler un gas es tan valioso como inyectar el compuesto de forma directa en la célula, al menos deténganse a apreciar que el sulfuro de hidrógeno no es tan malo.