lunes, 30 de mayo de 2016

Engaña niña de 12 años por Facebook y la estrangula (ojo)

El cuerpo fue hallado en un descampado
La víctima tenía 12 años y estaba desaparecida
desde el 23 de abril. Por el crimen fue detenido un joven de 26 años que había escapado de la cárcel en una salida transitoria.
Cinco semanas de búsqueda culminaron de la peor manera. El sábado a la noche, la familia de Micaela Ortega –la chica de 12 años desaparecida en Bahía Blanca desde el 23 de abril– recibió un golpe brutal: el cuerpo de la nena fue hallado en un monte, en las afueras de la ciudad. Por el crimen fue detenido un joven de 26 años que la habría engañado a través de un perfil falso en Facebook. 
Fuentes del caso confirmaron a Clarín que el acusado tiene una condena por daño y lesiones que cumplía en el Penal de General Roca, en la provincia de Río Negro. Por buena conducta, le otorgaron el beneficio de salidas transitorias. En diciembre de 2014, abandonó la cárcel durante un fin de semana y nunca regresó. Los investigadores creen que tras ese episodio el sospechoso se fugó a Bahía Blanca. Desde ese momento, pesaba sobre él un pedido de captura.
Jonathan Luna, el convicto que confesó el crimen de Micaela Ortega.
Tras varios días de incertidumbre, el fin de semana apareció el primer dato concreto: el hallazgo de algunas prendas de la nena. El siguiente indicio abrió las definitivas puertas del horror. A siete kilómetros de la ciudad, y a 1.500 metros de una planta de gas ubicada sobre la ruta 3, la Policía halló un cadáver. Horas después, se confirmaría que se trataba de Micaela.

La víctima estaba vestida como aquel 23 de abril que se fue de casa y dejó una carta de despedida. A su lado, estaba la mochila color rosa que se llevó. Según la autopsia, fue estrangulada con una remera y golpeada en la cabeza. No tenía signos de haber sido abusada. Los peritos determinaron que el ataque habría ocurrido el mismo día en que su mamá denunció la desaparición.
Por el crimen fue detenido un joven de 26 años identificado como Jonathan Luna. En su casa, según informaron fuentes del caso, los investigadores hallaron una campera y un celular de la víctima. “No hubiéramos llegado hasta ahí si él no nos daba el dato preciso”, detalló el secretario municipal de Seguridad, Emiliano Alvarez Porte.
Así quedó la casa de Luna. Tuvieron que trabajar los Bomberos de Ingeniero White.
Según los investigadores, el acusado contactó a Micaela a través de un falso perfil de Facebook, de los varios que tenía abiertos. Para entablar un vínculo con la víctima, se habría hecho pasar por otra nena de 12 años. Así habría logrado convencerla de que dejara su casa. “Te va ir a buscar un primo mío”, le dijo para que la nena no se asustara al ver a un hombre en el lugar pautado para el encuentro.
Llegar a ese chat no fue fácil para los investigadores. Desde mediados de mes, Facebook se negaba a suministrar las claves para acceder a él y fue necesaria una gestión de la embajada de Estados Unidos para lograrlo. El permiso recién llegó el viernes pasado.
Ya sobre los pasos de Luna, una interceptación a su teléfono fue clave. “El del video sos vos”, le dijo su pareja en una conversación, según informaron fuentes del caso. La charla aludía a las imágenes tomadas por dos cámaras de la central municipal de monitoreo, en las que se veía a Micaela caminando junto a un hombre, muy cerca de la comisaria 5°. Las tomas, en la que no se podían divisar los rostros, eran del 23 de abril a la mañana y fueron difundidas casi dos semanas después.
En los inicios de la búsqueda, los investigadores ya habían llegado a la casa de Luna, en el Barrio Saladero, cercano a Ingeniero White, porque Micaela decía en su carta que iba a estar allí con una amiga. Sin embargo, no encontraron elementso para involucrarlo.
Para evitar una posible pueblada, Luna fue trasladado ayer a Tres Arroyos, a 200 kilómetros de Bahía Blanca. Allí espera ser indagado por el fiscal de Homicidios Gustavo Zorzano, quien en las próximas horas se hará cargo de la investigación por el crimen, tras la instrucción que llevó adelante, por averiguación de paradero, el fiscal Rodolfo De Lucía. Allí se sabrá si Luna repite ante la justicia su supuesta su confesión.
Los varios perfiles que creó el sospechoso en Facebook (Yona Moya, Yonii de River, Yoni TKb TKb, entre otros) parecen haber sido creados solo para contactarse con mujeres. Además de que ellas son amplia mayoría entre los contactos, los diálogos remiten a amor y relaciones en forma permanente. “Alguna nenaaaa? Activen”, intima en uno. “Chiquissss Escribaaan… Hableeen”, demanda en otro. Ayer, algunos de esos perfiles ya habían sido cerrados. Entre ellos, aquel donde se habría tramado la historia que terminó con el brutal crimen de Micaela.