viernes, 8 de agosto de 2014

RD consigue primera victoria en Grand Prix derrotando 3-2 a Turquía

La República Dominicana barrió en tres sets consecutivo a Turquía luego de perder los dos primeros (23-25, 29-25, 25-22, 25-22 y 15-9) consiguiendo así su primera victoria en el inicio de la segunda fase del Campeonato Mundial Grand Prix, correspondiente al Grupo E que se celebra en esta ciudad.
Cinco jugadoras dominicanas tuvieron cifras dobles en puntuación, siendo liderada por la central, Cándida Arias que logró 19 puntos. Bethania de la Cruz aportó 16, Gina Mambrú terminó con 14, Annerys Valdez con 12 y Priscila Rivera 11 tantos.
El encuentro tuvo una duración de 2:12 minutos lo que evidencia lo reñido y competitivo que fue el partido de voleibol entre estos dos equipos.
El año pasado fue Turquía que barrió a las dominicanas luego de perder las primeras dos mangas en 2013.
Por Turquía sobresalieron Gizen Orge con 20 puntos, Busra Cansu con 16 y Meliha Ismaloglu con 14 tantos.
El equipo dominicano había perdido sus primeros tres partidos en la primera fase del Grand Prix que lo jugaron en Italia. Allí cayeron ante Italia, China y Brasil.

Inicio bombardeo a Irak de parte de EE.UU

WASHINGTON.- Según un comunicado del Pentágono, Estados Unidos realizó ataques aéreos contra posiciones de militantes del Estado Islámico (EI) en Irak.
El secretario de prensa, almirante John Kirby, informó que dos aviones de combate F/A-18 dispararon bombas guiadas por láser contra equipos de artillería móvil perteneciente al grupo militante cerca de la ciudad de Erbil.
El Estado Islámico utilizaba la artillería para bombardear las fuerzas kurdas que defendían Erbil y donde se encuentran localizados personal de EE.UU., continuó la fuente.
El ataque fue autorizado por el presidente Barack Obama, quien aseguró que las fuerzas estadounidenses continuarían tomando acción directa contra el Estado Islámico, antiguamente llamado ISIS.
"Intervención limitada"
Según explica el corresponsal de BBC Mundo en Washington, la confirmación del primer ataque aéreo representa un nuevo capítulo en la estrategia iraquí del presidente Obama y es su reacción más fuerte a la avanzada del Estado Islámico.
La decisión de autorizar los ataques, agrega nuestro corresponsal, pone a Obama en una situación incómoda, pues marca el regreso militar a un país del que Obama precisamente se propuso salir: el mandatario llegó a la Casa Blanca con la promesa de terminar la guerra en Irak y en 2011 anunció la retirada total de sus soldados.