lunes, 6 de julio de 2009

Muertes en Honduras fueron por disparos de manifestantes (gobierno de facto)


El canciller del gobierno de facto de Honduras afirmó el lunes a la radio que fueron los disparos de los manifestantes los que provocaron las dos muertes durante una marcha para recibir al destituido presidente Manuel Zelaya, quien intentó regresar a Tegucigalpa el domingo.

"La policía no hizo ningún disparo, sino que entre los propios grupos antagónicos se fue un disparo", declaró Enrique Ortez a la radio Cooperativa de Santiago.

"No hay ninguna responsabilidad" de las fuerzas de seguridad, afirmó el canciller del presidente designado Roberto Micheletti, agregando que los choques durante la manifestación dejaron "10 heridos y desgraciadamente dos muertos".

Zelaya, derrocado el 28 de junio por militares, trató el domingo de aterrizar en la capital hondureña pero el gobierno de facto bloqueó la pista del aeropuerto con vehículos militares.

El derrocado presidente partió desde Washington en un avión venezolano rumbo a Tegucigalpa donde al menos 30.000 personas se habían acercado al aeropuerto para recibirlo.

Poco antes del fallido intento de aterrizaje del jet ejecutivo Falcon en Tegucigalpa, una serie de incidentes frente al aeropuerto, con disparos y lanzamiento de gases, dejaron un saldo de al menos dos muertos entre simpatizantes de Zelaya.

Hubo al menos "dos muertos y dos heridos. La policía no ha disparado. Han sido los militares" dijo a la AFP un comisario policial, identificado sólo por su apellido, Mendoza.

Las nuevas autoridades hondureñas justificaron la remoción del presidente Manuel Zelaya en su "falta de fidelidad a la República" y empezaron a gobernar ajenas al clamor unánime de la comunidad internacional de restituirlo en su cargo.

En contra de lo que ha ocurrido en el extranjero, donde la condena al golpe de Estado del domingo ha sido unánime, en Honduras, políticos, empresarios, medios de comunicación y buena parte de la población están de acuerdo con la destitución de Zelaya, quien ha anunciado su regreso al país el jueves.

Sólo algunas decenas de centenares de personas han salido a las calles de las principales ciudades del país para defender al presidente, y algunas resultaron heridas en enfrentamientos con las fuerzas del orden. "Aquí no hubo golpe de Estado porque los hondureños siguen regidos por la Constitución, a la que el anterior gobierno quiso reformar sin ningún fundamento y de manera ilegal", dijo tajante el nuevo presidente designado Roberto Micheletti a la radio HRN.

"Respetamos a todo el mundo y sólo pedimos que nos respeten, y nos dejen en paz porque el país se encamina a elecciones generales libres y transparentes en noviembre", agregó. El Congreso le criticó a Zelaya sus "acciones desafiantes a las autoridades constituidas". En un informe divulgado el lunes detalla varias faltas, pero la que colmó el vaso de los legisladores fue su proyecto de reformar la Constitución para autorizar la reelección presidencial.

El Gobierno de Honduras separó a Zelaya "por su violación a la Constitución y la desobediencia de todo el sistema jurídico nacional porque estaba promoviendo, envuelta en una farsa, una asamblea Nacional Constituyente para cambiar el orden constitucional y el sistema democrático", dijo el nuevo canciller Enrique Ortez a la cadena de televisión norteamericana CNN.

En la conservadora sociedad hondureña tampoco gustaron nada sus amistades con el ideólogo del cocialismo del siglo XXI, el presidente venezolano, Hugo Chávez, quien ha recibido virulentas críticas por inmiscuirse en los asuntos internos del país. Zelaya hizo entrar a Honduras el año pasado en la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), un bloque de países encabezado por Chávez.

Las fuerzas armadas depusieron y expulsaron el domingo del país a Zelaya, en cumplimiento de una orden judicial avalada por el Congreso. Desoyendo a la justicia, que la declaró "ilegal", el mandatario iba a celebrar ese día una consulta popular buscando que la población le diera luz verde a su proyecto de referéndum constitucional.

"Que no cometan la injusticia de juzgar a mi país sin haberle dado la oportunidad de que conozcan la posición nuestra", dijo el nuevo canciller, nombrado este lunes junto a otros miembros del gabinete de Micheletti.

En cambio, Zelaya se ha sentido arropado por la comunidad internacional. Tanto Estados Unidos, como la Unión Europea, la ONU, el Grupo de Río, los países del ALBA y los centroamericanos exigieron su restitución en la presidencia hondureña. El mandatario estadounidense, Barack Obama, aseguró que para Estados Unidos Manuel Zelaya "sigue siendo presidente de Honduras" y calificó la operación militar para derrocarlo de "ilegal".

Zelaya tiene previsto hablar este martes en la tribuna de la Asamblea General de Naciones Unidas. En Managua, se reunieron el lunes los presidentes del ALBA, los del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y los representantes del Grupo de Río, con su presidente pro témpore, el mexicano Felipe Calderón, para apoyar a Zelaya.

Los países del SICA -Centroamérica y República Dominicana- han ido un poco más allá que el resto, adoptando medidas: aislar política, económica y comercialmente a la Honduras de los golpistas, de lo que se han quejado los empresarios de la región, que ven peligrar el Acuerdo de Asociación que negocian con la UE. En Honduras, tres grandes sindicatos han convocado un paro general y nuevas manifestaciones para defender al presidente.

La ONU llama a la "restauración del orden constitucional" en Honduras


El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, pidió el lunes la restauración, bajo los auspicios de la Organización de los Estados Americanos (OEA), del "orden constitucional" en Honduras, donde el presidente Manuel Zelaya fue detenido y expulsado por los militares.

La OEA debe asumir "un papel de líder para encontrar una solución pacífica gracias a la cual se pueda restaurar el orden constitucional", dijo Ban, preguntado en una conferencia de prensa.

El jefe de la ONU, que se declaró "muy entristecido por la pérdida de vidas humanas" en la represión de los partidarios del presidente derrocado, subrayó que "todo cambio inconstitucional de poder es inaceptable".

El secretario general evocó un "principio fundamental de la democracia", al señalar que "cuando un líder ha sido elegido según procesos legales, constitucionales, su autoridad y su mandato a la cabeza del país deben ser protegidos".

Por otra parte, llamó a las nuevas autoridades, dirigidas por el jefe de Estado designado Roberto Micheletti, a "proteger las vidas humanas, la seguridad de todos los ciudadanos que deben poder expresar su voluntad libremente sin ser intimidados, sin ser amenazados".

El presidente derrocado Manuel Zelaya se reunió en El Salvador con varios dirigentes de América Latina que le reiteraron su apoyo.

Zelaya se entrevistó durante la noche con el secretario general de OEA, José Miguel Insulza, la presidenta argentina Cristina Kirchner, y sus homólogos ecuatoriano, Rafael Correa, salvadoreño, Mauricio Funes, y paraguayo, Fernando Lugo.

Este encuentro confirmó el apoyo internacional con el que cuenta Zelaya, depuesto el 28 de junio por los militares que luego devolvieron el poder a los civiles.

Cuando su avión, procedente de Washington, trató el domingo de aterrizar en Tegucigakpa, los soldados obstruyeron la pista del aeropuerto tras haber disparados contra los partidarios de Zelaya que trataban de forzar los cordones de seguridad, dejando dos muertos y dos heridos.

Retiran a la madre de Jackson la custodia de sus bienes antes del entierro


La custodia de los bienes de Michael Jackson fue retirada a su madre, Katherine, para quedar en manos de dos albaceas previstos en el testamento de 2002 de la estrella del pop, que será enterrado el martes en Los Ángeles poco antes del masivo homenaje público en el Staples Center.

El juez Mitchell Beckloff ordenó que el abogado John Branca y productor musical John McClain queden a cargo de los bienes del 'Rey del pop', fallecido el 25 de junio de un paro cardiaco, tal y como estaba previsto en el testamento redactado por Jackson hace siete años. Branca y McClain serán los administradores hasta el 3 de agosto, cuando se celebre una nueva audiencia sobre el tema, según el fallo del magistrado.

Los abogados de la madre del cantante, Katherine Jackson, quien recibió hace una semana la tutela temporal de los bienes de su hijo, muerto a los 50 años, se opusieron a la decisión del juez, alegando que existía un "conflicto de intereses". "A la señora Jackson le preocupa que se entregue las llaves del reino en este momento, ella siente que es muy pronto", indicó el abogado John Schreiber.

En su testamento, Jackson encargó sus tres hijos, de 12, 11 y 7 años, a su madre y, como tutora alternativa, a su amiga Diana Ross.

El cantante de 'Thriller' omitió a su padre, Joe Jackson, y explícitamente marginó a su ex esposa Debbie Rowe, madre de sus dos hijos mayores, Prince Michael y Paris, por quienes podría pelear la custodia en una audiencia prevista para el 13 de julio.

Jackson legó sus bienes al Fondo de la Familia Michael Jackson ('Michael Jackson Family Trust') y aunque no precisó ni la composición ni los miembros de este fondo, informaciones de prensa indicaron que el 40% sería para su madre, 40% para sus hijos y 20% para obras de caridad.

Documentos adicionales que se presentaron junto al testamento estimaron la fortuna de Jackson en más de 500 millones de dólares, aunque antes de su muerte se especuló sobre el alto endeudamiento del músico dueño del catálogo de los Beatles.

Mientras se vaticinan disputas judiciales por los bienes e hijos del artista, la alcaldía de Los Ángeles indicó que Michael Jackson será enterrado el martes en el cementerio Forest Lawn, en las colinas de Hollywood, a las 08H00 locales (15H00 GMT).

La ceremonia fúnebre privada se realizará dos horas antes del homenaje público en el Staples Center de Los Ángeles, para el que 17.500 personas ganaron entradas en un sorteo. Aunque no han trascendido detalles de ese homenaje, medios locales afirman que asistirán artistas como Aretha Franklin, Stevie Wonder, Jennifer Hudson, Alicia Keys, Mariah Carey, Justin Timberlake, Lionel Richie y su gran amiga la cantante Diana Ross.

Este lunes por la mañana un gran número de ganadores de las entradas hacían cola en el estadio de béisbol de los Dodgers, donde tenían que retirar los pases con brazaletes para el acto concebido para que los admiradores del cantante le digan adiós. Aunque las entradas son intransferibles y está prohibida su venta, en internet se ofrecían desde 100 hasta 100.000 dólares.

Según medios del espectáculo como TMZ.com y Acces Hollywood, Jackson será enterrado en un ataúd bañado en oro de 14 quilates valorado en 25.000 dólares y hecho por la misma empresa que fabricó la urna de James Brown en 2006, llamada The Promethean. Además, el cantante recibirá sepultura con un traje diseñado por los artistas Dennis Tompkins y Michael Bush, artífices de sus modelos en los últimos 20 años.

Mientras se afinan los últimos detalles para despedir al músico más vendedor de discos de la historia, 750 millones de copias, la policía y la DEA continúan investigando las causas que provocaron el paro cardiaco de Jackson, centrando su hipótesis en una supuesta dependencia de medicinas recetadas. La policía confirmó que halló en la casa donde murió Jackson un potente sedante utilizado como anestesia general, Propofol, mientras se espera para las próximas semanas los resultados de dos autopsias, una en el Instituto de Medicina Forense de Los Ángeles y otra privada ordenada por su familia.