martes, 26 de mayo de 2009

Fiscalía del DN deja detenido al sindicalista Juan Hubieres por alegado fraude al Estado





Santo Domingo.- El presidente de la Federación de Transporte La Nueva Opción (Fenatrano), Juan Hubieres, fue dejado en prisión la noche de este martes luego que la Fiscalía del Distrito Nacional encontrara indicios de culpabilidad de haber desfalcado al Estado a través del fondo de Desarrollo del transporte.
Hubieres fue interrogado desde las 10:00 AM por el Procurador Fiscal del Distrito Nacional, Alejandro Moscoso Segarra, y el fiscalizador René Sánchez Díaz en torno a la querella presentada por el Fondo de Desarrollo del Transporte (FONDER) en el sentido de que varios chóferes habían depositado sus pagos ante Fenatrano, pero el sindicato los había retenido.
Hubieres fue subido a la cárcel de la cuarta planta de la Procuraduría Fiscal de Ciudad Nueva en medio de un fuerte dispositivo de seguridad, ya que en las inmediaciones se encuentran decenas de miembros de Fenatrano que lo apoyan.
La Dirección de Prensa de la Fiscalía dijo que el sindicalista será presentado ante un juez penal, a fin de que se le dicten medidas de coerción por haberse encontrado serios indicios de culpabilidad con relación al desvío de los fondos depositados por los chóferes para el pago de las unidades adquiridas a través del Plan Renove.

A su llegada, Leonel halla múltiples problemas


A su regreso de España, el presidente Leonel Fernández encuentra al país con múltiples dificultades que van desde muertos y damnificados por las lluvias de las últimas semanas, amenaza en el área de la salud, conflictos con Haití, hasta la ausencia de uno de sus más cercanos colaborares: Miguel Cocco.
El panorama al que se enfrenta es el de daños dejados por las lluvias que durante 13 días han afectado a casi todo el territorio nacional, dejando al menos tres muertes, más de 4,300 desplazados y unas 20 comunidades aisladas.
Los peores daños fueron en San Cristóbal donde 13 viviendas se desplomaron, un acueducto colapsó al igual que tres puentes y 700 viviendas están bajo agua.
Al problema se suma la amenaza constante del virus Ah1n1, que de acuerdo con el secretario de Salud Pública ya ronda la República Dominicana.
Otro inconveniente es el conflicto surgido entre camioneros dominicanos y haitianos por el traslado de mercancías al vecino país que ha degenerado en enfrentamientos diplomáticos.
Es que camioneros dominicanos se niegan a transportar mercancías a Haití hasta que sus compañeros haitianos desestimen el control del 50% de la carga y el cobro de RD$4,000 por cada camión que ingrese a Haití.
La Primer Ministro Michéle Piere-Louis, advirtió sobre el peligro en las relaciones de los dos países porque, según dice, desde aquí “hay agresiones recurrentes, asesinatos, acoso y repatriaciones que desafían nuestra conciencia y cuestiona nuestra humanidad”.
El Gobierno dominicano, a través de la Cancillería, consideró como “absoluta ligereza” las declaraciones de la diplomática haitiana y duda que las relaciones estén en peligro.
Fernández también se encuentra con la dificultad de que el país no puede acceder a un préstamo del Banco Mundial para el sector eléctrico.
El Banco pone como condición que el país formalice un acuerdo más profundo con el FMI.
Al problema se le suma la progresiva disminución de las recaudaciones que es de RD$14,000 millones durante el primer trimestre.
A eso se le agrega que el país tiene el crédito internacional cerrado, según informó el economista Isidoro Santana.
Las claves
1. La visita
Fernández concluyó una visita oficial de diez días en España que incluyó encuentros con los reyes de ese país, reuniones con el presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, con inversionistas, parte de la comunidad dominicana radicada en esa nación y con autoridades municipales.
2. La ausencia del amigo
A su regreso de España el presidente encuentra dos muertes: la de su colaborador y amigo Miguel Cocco, quien falleciera el pasado miércoles y la del condenado por narcotráfico Rolando Florián Féliz, que perdió la vida a mano de un oficial de la Policía en Najayo , y cuyo hecho sacó a relucir los problemas de privilegios en las cárceles.