sábado, 9 de mayo de 2009

Protestantes queman bandera frente a embajada RD en Haití


Varias decenas de personas participaron ayer en una concentración ante la embajada dominicana en Haití para protestar por la decapitación de un haitiano, ocurrida el pasado fin de semana en Santo Domingo. Los manifestantes, congregados ante la sede diplomática, situada en Petion Ville (periferia este de Puerto Príncipe), protestaron por el asesinato de Carlos Nérilus, de 34 años, que tuvo lugar en el sector Herrera de la capital dominicana.
Puerto Príncipe. EFE. Varias decenas de personas participaron ayer en una concentración ante la embajada dominicana en Haití para protestar por la decapitación de un haitiano, ocurrida el pasado fin de semana en Santo Domingo.
Los manifestantes, congregados ante la sede diplomática, situada en Petion Ville (periferia este de Puerto Príncipe), protestaron por el asesinato de Carlos Nérilus, de 34 años, que tuvo lugar en el sector Herrera de la capital dominicana. El crimen fue presenciado por una muchedumbre y grabado por varios de los presentes en teléfonos móviles. Según la Policía, el homicidio fue cometido en venganza por la muerte, también decapitado, del dominicano Francisco de León Lara, de la que la multitud acusaba a Nerilus. Un hombre identificado como Confesor Reyes, que era buscado por su supuesta participación en la decapitación, se entregó ayer a la policía, que busca también a Rusbert de León Lara, hermano del dominicano decapitado, a quien se acusa de participar en el asesinato de Nerilus. La protesta de ayer, vigilada por la Policía, estuvo convocada por el Grupo de apoyo a los Repatriados y a los Refugiados (GARR), la Plataforma de Organizaciones Haitianas de Defensa de los Derechos Humanos.
Zoom
Arrancan placa
De forma paralela a la concentración, un grupo de personas ajenas a la organización del acto aprovechó el momento para arrancar la placa con la insignia de la embajada y escribir sobre el muro del edificio leyendas como “dominicanos criminales". Los organizadores trataron de impedir esta acción, que no formaba parte del objetivo de la protesta, según dijeron. La concentración se transformó en una marcha pacífica hacia la oficina de la primera ministra haitiana, Michèle Pierre-Louis, en Bourdon (sector este) y el Palacio Nacional.